¿Acaso esperamos un milagro?

raul diez canseco expreso acaso esperamos un milagro

Por: Raúl Diez Canseco Terry *

El invierno trae consigo la temporada de frío más intenso de los últimos años. Pero tal parece que el frío no solo nos congela la piel, sino el alma. Estamos petrificados ante el dolor, ante la miseria, ante la injusticia. Sin capacidad de reacción, nos cuesta unirnos, carecemos de grandeza para juntarnos y superar nuestras diferencias. Me pregunto: ¿hasta cuándo?, ¿qué estamos esperando?, ¿qué ocurra un milagro?

Seguimos empecinados en mirar el error del vecino, en echarle la culpa al otro, en lugar de centrarnos en lo importante y acordar trabajar juntos, encontrar las salidas, resolver los problemas. Mientras nos perdemos en discusiones estériles, la gente se muere de frío y de hambre. 

La salud sigue enferma, señor ministro, como diría el poeta. Todos los días, los más pobres madrugan para hacer su cola en los hospitales públicos y esperar un ticket de atención. No hay la más mínima consideración con el ser humano enfermo que sufre. Parece que no hubiéramos aprendido nada con la pandemia. Hemos vuelto a donde siempre estuvimos: a la puerta del centro salud, mendigando atención.  

Ni hablar de las medicinas. Se compran mal o no se compran. Según reportes no desmentidos, en los últimos dos años se compró 2,4 millones de soles de medicamentos inservibles. En plena pandemia se compró lotes de medicamentos no aptos para consumo humano, que no pasaron las pruebas de ensayo o que no cumplieron con normas de buenas prácticas de manufactura. 

Existen 400 millones de soles para el bono alimentario, pero se carece de un padrón seguro que identifique a los más pobres y focalice la ayuda a los que realmente la necesitan. Cuando se les pregunta a las madres de las ollas sobre esta ayuda, ellas piden que los alimentos los reparta el Ejército o la Iglesia, no los municipios distritales que trafican políticamente con la pobreza. Necesitamos recuperar la confianza en la autoridad local.

Por si fuera poco, el BCR redujo esta semana su proyección de crecimiento económico de 3.4 % a 3.1 %. La razón: la paralización de la minería por más de dos meses. De la inversión pública, ni hablemos. Del 4 % esperado para este año, el BCR ha corregido a la baja, 2.1 %.  

Parece que hubiéramos perdido la fe y los valores, y viviéramos en un mundo donde todo tiene precio. Seguimos esperando que alguien nos resuelva los problemas cuando lo que tenemos que hacer es resolverlos por nosotros mismos. En este contexto, la política se ve como un falso valor. Algo muy peligroso, porque a la larga compromete la confianza en el sistema democrático.

El precepto cristiano dice: “Ayúdate que yo te ayudaré”. No dice: “Espera sentado a que te caiga la ayuda del cielo”. Los milagros existen, es verdad. Pero no suceden solos. Se requiere de nuestro propio esfuerzo para que se materialicen. ¿Qué esperamos los peruanos? ¿Qué las cosas se resuelvan por sí solas? Eso no existe. 

* Ex primer vicepresidente del Perú y ex secretario general nacional de Acción Popular. 

Artículo de opinión publicado en el Diario Expreso, 28 de junio de 2022

Un comentario para “¿Acaso esperamos un milagro?

  1. Existe la cruel realidad peruana que sentimos a ver a nuestros vecinos y vecinas del sector E y D que necesitan talleres productivos para jóvenes que desean superar el día a día esperanzador.un llamado a la responsabilidad social e integral.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.