Mi madre: Emprendedora, solidaria y generosa

http://www.rauldiezcansecoterry.com/wp-content/uploads/2015/03/mi-madre-emprendedora-1050x583.jpg

Mi maravillosa madre tuvo un carácter muy fuerte y duro de roer, pero también fue dueña de muchos dones: solidaria, generosa, religiosa, tierna, dinámica y emprendedora. Este impulso innato en ella, la alentó a realizar múltiples actividades en pequeños negocios con los que obtenía recursos económicos adicionales para el hogar y organizaba con pasión, cada año, alegres fiestas navideñas en favor de los niños de sus colaboradores.

Al pequeño negocio que fundó y administraba, le llamó La Jeunesse (La Juventud). Se ubicaba en la avenida Angamos en Miraflores, a pocas cuadras del óvalo Gutiérrez. Desde La Jeunesse, mi madre no desaprovechaba cada oportunidad que encontraba para estimular o inculcar a sus hijos a ser honrados, educados, laboriosos y emprendedores. Y también solidarios con las causas justas.

Así, tempranamente, puestos en acción y con la ayuda de mamá Evita, mis hermanos y yo, casi como un juego de niños, aprendimos a hacer chupetes de variado sabor para venderlos en casa, en cada temporada de verano.

Cuando mi padre perdió el trabajo y me dijo que no podía seguir pagándome la universidad, busqué la manera de colaborar con la economía del hogar. Fue entonces que mi madre, con suave voz, aplomo y extraordinaria visión, me lanzó esta pregunta que llevaba implícita una sugerencia:

-¿Por qué no das clases a los estudiantes que se preparan para postular a la universidad?

-¿Por qué no dar clases?, pensé. Después de todo, tenía buena formación en matemáticas y por esos tiempos dictaba ya algunas clases particulares a domicilio.

Así, a partir del instinto maternal y el sabio consejo de mi padre, llegó la idea de emprender una actividad que me reportaría ingresos económicos y satisfacciones personales: la creación de la Academia San Ignacio de Loyola. Tenía 20 años de edad y cursaba el segundo año de estudios de pregrado en la Universidad del Pacífico.

Raúl Diez Canseco Terry. El arte de emprender, segunda edición, Universidad San Ignacio de Loyola. Lima, 2013.

Vea aquí más artículos de El arte de emprender

Descargue aquí la versión en pdf del libro El arte de emprender




Aquí hay 2 comentarios

Agrega el tuyo
  1. DORIS CRUZ

    Virtudes : muchas, soy madre de 4 (3 jóvenes y un adolescente) , rescato y considero también mi motivo y motor de vida : “” estimular o inculcar a sus hijos a ser honrados, educados, laboriosos y emprendedores. Y también solidarios con las causas justas.””” Felicitaciones Dr. Raúl Diez Canseco Terry.
    Doris Cruz.


Los comentarios están cerrados.