La palabra en acción

http://www.rauldiezcansecoterry.com/wp-content/uploads/2015/06/la-palabra-en-accion-1050x583.jpg

Juramenté como diputado por Lima el 28 de julio de 1990 y, comprendiendo que había asumido una enorme responsabilidad para con mi país, emprendí desde ese día la redacción y promoción de una serie de iniciativas legislativas a fin de contribuir a revertir la grave y profunda crisis económica e institucional que vivía el Perú.

Ya integrado en la dinámica legislativa de la Cámara de Diputados, fui electo presidente de la Comisión de Industria, Comercio, Turismo e Integración, formada por 19 diputados de diferentes tiendas políticas.

Todos decidimos seguir una tónica de trabajo sumamente flexible y, al mismo tiempo, compenetrada al 100% con la problemática del sector, a fin de emitir tan pronto como fuera posible, buenos dictámenes y proyectos de ley.

Igualmente, para reconocer en el lugar las dificultades existentes en nuestro portafolio de trabajo, visitamos fábricas, lugares con proyección turística, viajamos al interior del país y, sobre todo, conectamos con los diferentes gremios, empresariales y laborales, a fin de conocer sus vivencias y expectativas.

El trabajo en esta Comisión fue diligente, acelerado y, mucho más importante, fue un trabajo de equipo. Todos sus integrantes coincidimos en privilegiar la búsqueda del consenso, antes que las diferencias políticas que pudieran enfrentarnos. Siempre estábamos dispuestos a llegar a un acuerdo antes que insistir en una diferencia.

Se escucharon todas las opiniones, respetando las ideas ajenas. Emprender es analizar, escuchar a todos, sacar lo mejor de cada situación. Los cambios que se introdujeron en 1990 en el modelo económico afectaban los sectores bajo nuestra competencia (recesión de la industria, tipo de cambio, sobrecostos, etcétera). Como es natural, los sectores perjudicados veían en nuestro foro parlamentario el escenario ideal para replantear cuestiones, mejorarlas o transformarlas.

La Ley de Zonas Francas promulgada para involucrar al sector privado en el dinamismo y desarrollo de esas zonas, fue una de las principales iniciativas de mi labor como parlamentario.

Hubo otras iniciativas que abordamos y tratamos con diligencia, como la inclusión del concepto de “zona turística”. Para todos, la posibilidad de fortalecer las economías de los departamentos fronterizos de Tacna y Tumbes, y al mismo tiempo, de combatir el contrabando, eran esenciales para incrementar las inversiones en turismo.

También tuve la satisfacción de promover otras iniciativas, cuyo objetivo fue impulsar el desarrollo del turismo social, la seguridad del turista y el mantenimiento del presupuesto del entonces Fondo de Promoción Turística (FOPTUR). Su liquidación, en medio de la crisis económica, habría significado la asfixia del desarrollo del turismo nacional en los primeros años de los 90. FOPTUR, con el tiempo, fue absorbido en 1996 por la Comisión de Promoción del Perú (Prom-Perú).

Sí, fueron tiempos difíciles, por el terrorismo y la crisis económica, pero en la Comisión parlamentaria que me tocó presidir, la palabra “consenso” fue el patrón de conducta que guiaba la acción de todos sus miembros.

No obstante las diferencias ideológicas que separaban a sus miembros, todos decidimos colaborar, promover y apoyar proyectos de ley que reforzaran la reactivación económica de los años 90. Tal vez por alentar el trabajo en equipo y convencer a mis compañeros que la unión era imprescindible para sacar adelante al país, fui presidente durante dos períodos consecutivos: de 1990 a 1991 y de 1991 a 1992.

La colaboración era desinteresada en aras de la gobernanza, la estabilidad política, el fortalecimiento institucional, el desarrollo del país y el bienestar de millones de peruanos. Sabíamos que era preciso arrimar el hombro, todos juntos, por el bien del Perú.

Como producto de mi corta experiencia acumulada en los foros legislativos, publiqué, a mediados de 1992, mi primer libro La palabra en acción, donde relato mi labor legislativa del periodo 1990-1992.

Raúl Diez Canseco Terry. El arte de emprender, segunda edición, Universidad San Ignacio de Loyola. Lima, 2013.

Vea aquí más artículos de El arte de emprender

Descargue aquí la versión en pdf del libro El arte de emprender