Apuesta por el comercio: creación del Mincetur

http://www.rauldiezcansecoterry.com/wp-content/uploads/2014/12/creacion-de-mincetur.jpg

El concepto de apertura comercial y los Tratados de Libre Comercio (TLC), que son los instrumentos más importantes para su aplicación, están muy arraigados a mi persona, tanto por ser economista como por mi condición de empresario que sabe que el comercio está atado a las inversiones y que los acuerdos ayudan a mejorar la competitividad.

Por eso, cuando se dio la feliz coincidencia de ser vicepresidente de la República y titular del sector Turismo y Negociaciones Comerciales Internacionales en 2001, puse en acción ese convencimiento de que, a largo plazo, la apertura de las economías al mundo tiene efectos positivos e importantes en el crecimiento de los países que la adoptan y en su correlato de mayor bienestar de su población.

La concepción que sustentamos en los niveles de decisión del Poder Ejecutivo, fue la de crear un sector promotor, simplificador y facilitador del desarrollo de nuestro comercio exterior y del turismo, articulados de manera eficiente, interna como externamente, para coadyuvar con el desarrollo socioeconómico del país y la generación de mejores condiciones de vida para los peruanos.

En consecuencia, emprender el despegue sostenible del comercio exterior fue el propósito primordial que nos motivó a crear una institución nacional que unificara los esfuerzos aislados que se venían haciendo hasta julio de 2001 (recursos económicos para promover el Perú en el exterior, organización y focalización de la gestión de la actividad turística).

Como organismo del Poder Ejecutivo, el cometido del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) es el de promover la competitividad de las empresas vinculadas al comercio exterior y la industria turística. También el de cuidar la optimización de las condiciones de acceso de nuestros bienes y servicios en los mercados internacionales.

Pese a las resistencias al cambio, las nuevas políticas y estrategias comerciales que se proponían ganaban terreno. Así, a comienzos del decenio, los procesos de liberación se revitalizaban, la integración económica emergía como importante instrumento para impulsar el desarrollo y profundizar el libre comercio de cara a una inserción mundial más eficiente y productiva.

Entonces, el objetivo central que se propuso el sector Comercio Exterior fue promover y asegurar mejores condiciones de acceso de nuestras exportaciones en los mercados mundiales y la defensa de nuestros intereses en el marco de las negociaciones comerciales internacionales.

Tomado de Gestión de Estado. Raúl Diez Canseco Terry, Universidad San Ignacio de Loyola, Lima, 2010.

Lea aquí más del libro Gestión de Estado