“A aquellas universidades que no estén en la excelencia educativa, que las cierren”

http://www.rauldiezcansecoterry.com/wp-content/uploads/2014/06/slide-nueva-web15-1050x583.jpg

Entrevista del diario La República a Raúl Diez Canseco Terry, Fundador Presidente de USIL

Usted es fundador de la Universidad San Ignacio de Loyola. Ha dicho muchas veces que el país necesita educación de excelencia, pero no la tenemos…

No la tenemos en promedio, pero hay grandes esfuerzos privados con instituciones de muy alta calidad que se dieron a la luz del decreto 882 (Ley de Promoción de la Inversión en Educación). Eso permitió la inversión privada en la educación que es lo que funciona en el mundo. Acabo de llegar de un congreso internacional en San Diego, Estados Unidos, donde se juntaron 2 mil universidades. Ahí se decía que el 80% de universidades en el Japón son privadas, el éxito de la receta en Corea del Sur es que más del 65% de la educación está en manos privadas. Que se dé un marco legal, que se controle lo que se deba controlar, pero si alguien sabe lo que necesita el Perú son los empresarios. Son ellos los que necesitan esos recursos humanos.

Hay universidades privadas que son muy malas y eso se quiere cambiar con la nueva Ley Universitaria que se está discutiendo hace unos meses.

Bueno, si hubiera habido aquí –como he insistido siempre– un proceso de acreditación, no tendríamos ese problema. Ahora ese proceso lo debe llevar adelante la Superintendencia que el gobierno está proponiendo. Y las universidades que no estén en la excelencia educativa, que las cierren.

¿Está de acuerdo con la Superintendencia propuesta por el gobierno?

La Superintendencia debe preservar, vigilar y exigir excelencia educativa, pero no ver el tema de la gestión interna de las universidades. No se debe meter en la administración de las instituciones. Lo que debe lograr es que las universidades compitan. Nosotros, para lograr que los alumnos vengan y no se vayan a la competencia, debemos innovar siempre. Buenos profesores, buena infraestructura, nuevo currículo, nuevos cursos. El mercado nos castiga si la educación es mala.

Pero hay universidades privadas muy malas que siguen teniendo alumnos…

Pasa que hay universidades que no están en esta competencia sino que trafican con la educación y se van a provincias…

¿Buscan el lucro, no la calidad?

Bueno, el lucro no es malo en sí, porque el lucro paga impuestos. ¿Cómo puedo yo construir si no tengo excedentes? Nosotros pagamos millones de dólares en impuestos. Lo que sucede es que con las utilidades que tenemos, después de los impuestos, invertimos en infraestructura, traemos mejores profesores. ¿Cómo puedes tú crecer si no tienes excedentes?

Pero no todas lo hacen. Ganan plata, pero eso no revierte en mejor educación ni en infraestructura…

Es que no las controlan. Averigüe cómo funcionan algunas universidades. ¿Tienen resolución de la asamblea de rectores? No. ¿Resolución del órgano de control de las universidades privadas? No. ¿Quién les dio la resolución? Un recurso de amparo. ¡Qué tiene que ver el Poder Judicial con la creación de una Universidad! Es una barbaridad que en el Perú nunca debió suceder.

El congresista Daniel Mora ha dicho que con la nueva Ley Universitaria por lo menos 80 universidades cerrarían en los próximos siete años. ¿Está de acuerdo con eso?

No sé cuántas cerrarían. El congresista Mora tiene claro que en el mundo moderno el gran actor ya no es el Estado, sino el sector privado. El sector privado, más que el Estado, es el que exige y requiere mano de obra calificada. ¿Por qué el grupo Interbank hace una universidad? ¿Por qué el grupo Hoschild hace una universidad? Y otros grupos más. Porque están preocupados con la agenda de educación del país.

Tratándose de la educación, el Estado tiene que jugar un papel fiscalizador.

Que las controle, las vigile, las cierre si es el caso.

¿No le parece que hay demasiadas universidades ya?

El tema no es muchas o pocas, el tema es que sean buenas. Y ahí estoy de acuerdo con Mora en que la ley debe aplicarse a todas por igual. En lo que no estoy de acuerdo es en ese tufillo que la ley tiene de estatismo, de quitar la iniciativa a la inversión privada, de que se hagan procesos de elección para las autoridades académicas de las universidades. Yo no me imagino una empresa donde los trabajadores eligen al gerente general. Hablan de las malas universidades y parece que quisieran meter a todas en el mismo saco. Separemos la paja del trigo.

La ley dice que va a cerrar sólo a las malas…

Que les dé un plazo para adecuarse y acreditarse, y si no lo hacen… que las cierren. Y que se vea cómo se recoge a esos alumnos, porque ahí hay otro problema social: tienen miles de alumnos. Hay que ver qué va a pasar con ellos.

Pasando a otros temas: alguna vez fue candidato presidencial de AP. ¿Volverá algún día al partido donde se formó?

En algún momento yo tomé la decisión de regresar a AP pero algunos del partido no me quieren porque pensarán que puedo ponerle ruedas al partido y llevármelo a mi casa. No se dan cuenta de que la obra más grande de Fernando Belaunde es AP y hay que fortalecerlo.

¿Aún lo persigue la acusación sobre favoritismo a favor de su suegro cuando fue vicepresidente y le costó la renuncia?

Han pasado diez años y se demostró en todas las instancias judiciales que no hubo nada. ¿Que pasó? A muchos quizá les dio temor que yo pudiera ser Presidente de la República y quisieron sacarme del camino.

¿Por qué piensa que entonces podía ser presidente?

Porque mi aceptación en ese momento era del 40%.

Pero eso no significa que hubiera conseguido lo mismo con una eventual candidatura…

No. Pero tenía buena aceptación y estaba encaminado. Y yo renuncié para defender mi honra y mi apellido. La Corte Suprema, después de 10 años, ha dicho que no había nada incorrecto en las acusaciones que me hicieron. Ya pasó.

Y no ha vuelto a la política…

Sería deshonesto decirle que no me afectó. Han pasado muchos años y las heridas se curan. La vida te da oportunidades. Lo que nunca dejé de hacer es predicar el evangelio del emprendimiento con los jóvenes.

Últimamente se ha anunciado a Gastón Acurio como candidato presidencial de AP, ¿qué le parece?

Gastón se ha recorrido todo el Perú, tiene trato directo con el corazón del peruano. Hay otros que sin mayores logros han sido candidatos, él por qué no. Y no es ningún outsider, su padre ha sido un destacadísimo líder de AP. Sale de una cuna democrática.

Ahora también dicen que usted está detrás de la nueva candidatura de Susana Villarán a la alcaldía…

Primero, tengo mucha simpatía por Susana. Segundo, es una persona honrada. Y tercero, no la dejaron trabajar porque al día siguiente de ser elegida comenzaron a recoger firmas para revocarla. No he recibido una sola llamada para pedirme que la apoye. Si lo hacen, veré si la apoyo de manera pública o privada.

Fuente: Diario La República / Política / Página 9 / 14-06-2014