USIL: “Hemos vendido el 25% de las acciones a un fondo de inversión”

http://www.rauldiezcansecoterry.com/wp-content/uploads/2017/11/semana-economica.jpg

Entrevista de Semana Económica

Raúl Diez Canseco, presidente y fundador de la Universidad San Ignacio de Loyola, explica cómo logrará sus objetivos de expansión y su experiencia en el licenciamiento.

El modelo de negocio de la USIL se ha basado en un aumento constante de su población de alumnos. Tiene una marca enfocada en el ‘emprendedurismo’. Este crecimiento se ha visto ralentizado por la Ley de Moratoria, que impidió a las universidades inaugurar nuevas sedes hasta finales de este año. Con miras al 2018, la USILretoma sus planes de crecimiento con nuevas carreras y sedes.

Raúl Diez Canseco, presidente y fundador de la Universidad San Ignacio de Loyola, detalla las siguientes inauguraciones y acciones comerciales más recientes para continuar acelerando el crecimiento de la USIL y su nuevo Instituto de Emprendedores.

En el 2016, la USIL obtuvo ventas por S/.375 millones, 9% más que en el 2015, ¿A qué se debe el crecimiento?

La universidad tiene 21,000 alumnos y dos campus: La Molina y Lima Norte. En el campus de La Molina se construyeron pabellones adicionales, lo que nos permitió crecer 50% en alumnado en los últimos seis años. También lanzamos nuevas carreras que nos ayudaron a crecer.

Uno de los temas que puede afectar los resultados financieros es una nueva ley que dice “si no te pagan, no puedes hacer nada”. No podemos exigir al alumno que te pague y tampoco puedes quitarle el servicio. Por esa razón, la cobranza en el sistema educativo peruano ha crecido exponencialmente.

¿Qué nuevas inversiones vienen?

Hemos vendido el 25% de las acciones de la corporación San Ignacio de Loyola a un fondo de inversión. El objetivo es desarrollar nuestra presencia en Arequipa, donde ya tenemos el terreno y estamos en proceso de tener todas las licencias para iniciar la construcción. También vamos a abrir la carrera de medicina, enfocada en la nutrición y la prevención. Con el fondo de inversión, estamos comprando otro terreno en Pachacámac para ubicar una nueva sede. Esto ha requerido una inversión de entre US$15 millones a US$ 20 millones, para la facultad y la clínica. También hemos comprado un terreno en Pisco de 50 hectáreas, donde vamos a sembrar todos los alimentos funcionales para la carrera de medicina. Finalmente, estamos creando la escuela de gobierno porque consideramos que los jóvenes deberían tener mayor manejo de la gestión pública.

¿Esto significa que van a volver a enfocar enfocar sus inversiones dentro del Perú? En el 2016, realizaron inversiones en su sede de Miami y la de Arequipa estuvo detenida.

El proyecto en Arequipa estuvo detenido por la ley [de Moratoria] que prohíbe salir a provincias. Esta ley de acaba este año, por lo que a partir del próximo vamos a desarrollar la universidad y el Instituto de Emprendedores en la sede de Arequipa. El objetivo es tener una universidad de 5,000 alumnos y un instituto de 3,000 alumnos. También hemos comprado un terreno de 3,300 m2 para construir una nueva sede de universidad en Magdalena, con una inversión de entre US$15 y US$20 millones.

¿Cómo les ha ido con el nuevo Instituto de Emprendedores?

El instituto en Lima Norte nace gracias a los recursos [US$50 millones]— que nos prestó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y una alianza con el Banco de Crédito. Así dimos un salto cualitativo y conseguimos la sede de Lima Norte, que es la más importante. En el 2015 abrimos la sede en Magdalena y la planta agroindustrial y laboratorios de ingeniería civil en Pachacámac.

Han obtenido recientemente el licenciamiento por la Sunedu, ¿qué adaptaciones tuvieron que realizar?

Estábamos programados para octubre pero decidimos adelantar el proceso porque habíamos ganado un concurso con el Banco Mundial de US$15 millones, para capacitar a los maestros y directores de colegios de provincias, y para ir a la segunda etapa, necesitábamos el licenciamiento. Nos hicieron algunas observaciones pero todas se podían cumplir. Por ejemplo, la Ley nos pedía 25% de profesores a tiempo completo, que no teníamos. No fue fácil conseguirlos porque no hay una gran oferta de maestros en el Perú. Con el licenciamiento, nos tienen que aprobar seis o siete carreras.

¿Qué lecciones le deja este proceso de licenciamiento?

Es una iniciativa muy interesante pero muy cuestionable también. Necesitábamos una nueva ley universitaria porque la que teníamos era muy obsoleta y privilegiaba la ineficiencia. Sin embargo, el nuevo marco legal se fue al extremo con exceso de regulación. Por ejemplo, que esté prohibido estudiar en el verano, limitando la voluntad y la capacidad del alumno. Otro tema es que la ley dice que puedes tener como máximo 50% dictado virtual. Estamos viendo universidades como Harvard y Yale que están entrando al Perú, con toda su currícula virtual, y estamos creando un contrasentido porque al Perú no lo dejan, pero si le dan la oportunidad a las universidades extranjeras.

Fuente: Página web de Semana Económica, 1 de noviembre de 2017

Vea aquí la entrevista en la web de Semana Económica

 




Aquí no hay comentarios

Agrega el tuyo