Sobre educación

Los avances en capacitación docente son importantes, pero no lo es todo. Es obvio que sin la contribución creativa del magisterio, cualquier reforma estará destinada al fracaso. A ello debe sumarse la empresa privada y la sociedad civil con el fin de articular y adecuar los cambios en función de los requerimientos productivos, considerando que la formación permanente del recurso humano es el factor táctico y estratégico en el conocimiento de las instituciones, de la empresa y de la nación.

De: Puente al Futuro 17, Huellas indelebles

La velocidad de las transformaciones en la sociedad del siglo XXI requiere, según los expertos, de conocimiento, porque preserva la creatividad; de la equidad, porque asegura la integración social y la convivencia pacífica, y del compromiso en principios y valores, porque nos revela como seres humanos y reduce la visión consumista de la vida. Lo único todo ello es la educación.

De: La revolución educativa, El Comercio, 31 de diciembre de 2010

Una revolución educativa debe estar sustentada en cuatro pilares: educación temprana, capacitación docente, institutos tecnológicos y educación rural. Con estas columnas se debe construir un sistema educativo con ejes independientes por cada nivel, pero al mismo tiempo, entrelazado para alcanzar las metas comunes que nos proponemos en el campo de la educación.

De: Consenso por la educación: La revolución que requiere el Perú. El Comercio, 31 de mayo de 2011.

Los ejes sobre en torno a los cuales se debe realizar una verdadera revolución educativa son: educación emprendedora, que nos abra el camino hacia la erradicación de la pobreza y el desarrollo; educación en valores, que cultive ciudadanos comprometidos con el desarrollo y las necesidades de su región y país; educación con identidad y diversidad cultural, que forme personas orgullosas de sí mismas y de su cultura; y educación inclusiva, que no discrimine ni la cultura ni las habilidades diferentes, que sea de verdad para todos.

De: Consenso por la educación: La revolución que requiere el Perú. El Comercio, 31 de mayo de 2011.

La sociedad del conocimiento en la que nos desenvolvemos no solo necesita de ciudadanos con un alto nivel formativo, sino también de instituciones capaces de generarlo y transferirlo de manera eficiente.

De: La innovación. El puente que no une al futuro. El Comercio, 11 de julio de 2011.

Existe un muro invisible y muy grande por el cual ya es hora de que todos tratemos de trabajar juntos para derrumbarlo: el muro de la ignorancia, el muro que separa a los países entre los que saben y los que no. Como diría Belaunde, “los que van adelante, los que van atrás”.

De: Puente al Futuro 19.

Sin una educación revolucionaria, que identifique las competencias de las personas y potencie su creatividad en función del mercado laboral, y que cumpla con educarlas con sólidos principios éticos, no lograremos insertarnos en un mundo global.

El papel de la educación en una democracia es fundamental, condiciona el raciocinio de las personas hacia el bien común, brinda el juicio necesario para el ejercicio de los deberes y derechos en una sociedad moderna, justa y solidaria.

De: Puente al Futuro 17, Huellas indelebles

Un Perú que mira al futuro es un país que apuesta por su educación, que cree en su gente, que aspira al desarrollo humano. Abracemos a nuestros niños, tengamos fe en ellos y con ellos labremos el Perú del mañana. Eduquemos ciudadanos dignos, honrados, íntegros, orgullosos y comprometidos con su tierra.

De: Consenso por la educción: La revolución que el Perú requiere. El Comercio, 31 de enero de 2011

Hay una gran cárcel, un penal sin barrotes físicos donde hay condenados de por vida en miles de casos: es la gran cárcel de la ignorancia. Un penal que, como el desaparecido muro de Berlín, separa el mundo entre los que saben y los que no, entre quienes aprovechan la oportunidad de saber hacer y la frustración de quienes no tienen la formación adecuada para hacer. Sin embargo, en esa cárcel sin barrotes hay una luz de esperanza para nuestros jóvenes: la revolución de la educación.

De: Puente al Futuro 17, Huellas indelebles