“El ruido político afecta lo bueno que se está haciendo en educación”

http://www.rauldiezcansecoterry.com/wp-content/uploads/2015/02/raul-diez-canseco-el-comercio1-1050x583.jpg

Entrevista del diario El Comercio, suplemento Portafolio, página B4, 25-02-2015

Tras regresar de Dubái, donde estuvo presente en la firma de un acuerdo entre la USIL y el Emirates Academy of Hospitality Management, el empresario Raúl Diez Canseco Terry conversó con El Comercio sobre un tema en el que está involucrado desde muy joven: la educación.

—En el último CADE el ministro más aplaudido fue el de Educación. ¿El Gobierno está trabajando bien en este sector?
Una de las cosas positivas por las cuales va a ser recordado este gobierno es la transformación de la educación. No solo por la mayor inversión para mejorar la calidad, sino por enfocarse en la formación de los maestros y dar oportunidad a chicos humildes de ser becados. Esto va a traer importantes resultados en el mediano plazo, que todavía algunas personas no se dan cuenta.

—Se refiere a Beca 18…
Sí, los becados son chicos sencillos, humildes y talentosos que serán capaces de mejorar la calidad de la gestión pública. Ellos están motivados a regresar a sus lugares de origen para contribuir con el desarrollo, eso lo he notado cuando he hablado con ellos. En la USIL tenemos una buena cantidad estudiando.

—A diferencia de otros programas sociales, este no se ha visto manchado por escándalos. ¿ A qué cree que se deba?
A su diseño y a quien está al frente del Pronabec: Raúl Choque, un profesional de lujo. Está diseñado para que se beneficie a los jóvenes más talentosos y con una mala situación económica. Aquí no funciona el tarjetazo ni el padrinazgo. Considero que debe ser una política de Estado, por lo que los próximos gobiernos deben seguir apoyándolo.

—Como viene ocurriendo con los colegios de alto rendimiento (COAR)..
Bueno, el Colegio Mayor nació con Alan García y lamentablemente la entonces ministra Patricia Salas no le tenía fe. Incluso se habló de su desactivación, pero ahora sé que la intención es crearlo en todas las regiones. Eso es una maravilla. Se están sentando las bases de la meritocracia educativa y el mensaje es: si estudias, triunfas. O mejor aún: si eres un buen estudiante, el Estado te ayudará a surgir.

— Pero no se habla mucho de estos temas. ¿Por qué no se destacan?
Es una lástima que el ruido político nos distraiga de la agenda de desarrollo. Hoy, después de mucho tiempo, tenemos un sector Educación manejado de forma transparente y profesional. Eso ha permitido que el presupuesto crezca para este año y llegue a 3,5% del PBI. El combustible de la economía son los recursos humanos calificados y no solo el Gobierno se ha dado cuenta, sino también los empresarios, a pesar de que a algunos los quieran satanizar.

—Justamente, una de las críticas más duras del sector privado al Gobierno en el tema educación ha sido la Ley Universitaria. ¿Cuál es su posición?
Si ponemos en una balanza los aciertos y los yerros de la Ley Universitaria, creo que es positiva. Considero que es mejor tener esta ley que no tener ninguna. Está bien que se vigile que las universidades cumplan con lo que ofrecen, porque de no hacerlo el alumno termina siendo estafado.

—En el caso específico de la USIL, ¿de qué manera les ha afectado la moratoria de creación de universidades y filiales?
Nos ha impedido ingresar a las provincias. Es más, desde hace dos años tenemos un terreno de más de 10.000 m2 en Arequipa. Ahora la nueva ley da mecanismos que en su momento serán reglamentados para la creación de filiales.

—¿Entonces están a las espera de que haya mayores luces en este tema?
Sí, somos una institución acreditada en EE.UU, capaz de llevar una excelente infraestructura y brindar una formación de excelencia. Estamos al otro lado de instituciones que han puesto un letrero encima de una bodega o garaje y se hacen llamar filiales. Eso es especular con la calidad educativa.

—Ahora se prepara una nueva ley para los institutos tecnológicos. ¿Considera que es necesaria?
Sí, la ley vigente de los institutos es demasiado controlista. No hay libertad en el desarrollo del currículo y el trámite para abrir una nueva carrera toma más de un año cuando la modernidad exige cambios permanentes.

—En teoría debió discutirse en el Congreso el año pasado. ¿No le preocupa la demora?
Es importante que se discuta en esta legislatura. Lo bueno es que hay consenso en cuanto a lo que se requiere. Así que si se están tomando el tiempo para hacer una buena ley, bienvenido.

Ver nota de El Comercio / Sección Portafolio / Página B4 / 23-02-2015

entrevista-el-comercio-raul-diez-canseco3