“De política no volveré a hablar hasta después de la revocatoria”

El  ex vicepresidente Raúl Diez Canseco mantiene intactos sus reflejos políticos. Dice que no quiere saber nada de ello, pero nuevamente recorre asentamientos humanos entregando donaciones. Toma el pulso a la población y busca recuperar vigencia. Lo hace como promotor de la Universidad San Ignacio de Loyola. Ayer estuvo en el asentamiento humano Bella Esperanza en Alto Selva Alegre. Entregó 15 módulos de vivienda (pequeñas casas de madera) a los damnificados por la temporada de lluvia. “De política no volveré a hablar hasta después de la revocatoria”, se excusa. Solo quiere hablar de educación.

La educación universitaria parece haberse convertido en una buena plataforma para impulsar proyectos políticos. Está el caso de César Acuña, rector de la Universidad César Vallejo. ¿Usted también va en ese camino? No. La universidad es un sitio donde se deben debatir las ideas y promover la investigación de los temas que necesita el país.

Pero usted mismo ha dicho que algunas universidades no forman a los profesionales que el Perú necesita. Así es, son algunas y no me preguntes cuáles. Lo que creo es que todas tienen que entrar a un proceso de acreditación, ahí se verá las que cumplen, y las que no, darles un plazo para mejorar, y si no cumplen quitarles su licencia.

¿El haber suspendido la creación de nuevas universidades sirve de algo? Eso es bueno, pero hay que ir a un proceso de acreditación de las que se crearon antes, porque si cierras el caño y no chequeas lo que te quedó adentro sigues igual.

¿La universidad que usted promueve ingresará al mercado arequipeño? Ya tenemos cursos de capacitación, pero la intención es crear un centro para formar pequeños empresarios, capacitar a jóvenes maestros, etcétera.

Se especuló que estaba interesado en invertir en el colegio Prescott. No, el día que vengamos lo haremos con nuestro propio proyecto.

¿Cree que se está avanzando en el tema educativo? Este gobierno está becando a 5 mil jóvenes pobres de todo el Perú (Beca 18). Nunca se hizo algo así y debemos seguir en ese camino.

¿Usted se siente mejor en su universidad o recorriendo estos pueblos? Me siento mejor aquí; es una bendición estar con la gente.

Y si tuviera que elegir entre la política y la actividad educativa… Ya escogí, me incliné por los libros, por la enseñanza.

Ver nota de La República